Welcome to EVAFM | El pecado de escuchar   Click to listen highlighted text! Welcome to EVAFM | El pecado de escuchar

“Reformar el CPCCS no altera la institucionalidad del Estado ecuatoriano”

Quito, 19 ene .- El expresidente del extinto Tribunal Supremo Electoral (TSE), abogado constitucionalista y analista político, Medardo Oleas, considera que la Consulta Popular convocada para el próximo 4 de febrero no afectaría la institucionalidad del Estado y que su objetivo es, entre otras cosas, marcar distancia con las políticas implementadas por el gobierno anterior.

¿Cuál cree usted que es el objetivo del gobierno al convocar a una consulta popular?

La Consulta se da después de que la ciudadanía ha manifestado que hay cosas que cambiar, problemas que ya teníamos.

Por ejemplo, el tema del Yasuní, que se viene arrastrando desde hace mucho tiempo y que no tuvo respuesta política del gobierno anterior.

En el caso de la explotación minera también se arrastra desde la época de Correa.

El de la Ley de Plusvalía también fue una ley polémica que paralizó al sector donde más mano de obra se genera y que afectó a la economía del país.

El del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) tiene que ver con el desprestigio que tuvo el organismo al haberse convertido en un ente que no representa a la ciudadanía para elegir a los funcionarios que señala la Constitución, sino que fue prácticamente la oficina de recursos humanos del gobierno de Correa.

Esas cosas causaron una desconfianza natural de la ciudadanía al no haberle garantizado que estos procesos públicos sean manejados de forma imparcial.

¿Cuál sería el impacto de la pregunta sobre la reestructuración del CPCCS en la institucionalidad del Estado?

No se afecta a la institucionalidad porque esta se construye con leyes y normas transparentes que permitan el funcionamiento independiente de esa función.

Con la consulta lo que se va a hacer es a constituir un nuevo organismo de ternas que envíe el Ejecutivo a la Asamblea.

Ahí va a pesar mucho el ingrediente político porque desde ya la ciudadanía va a empezar a preguntarse quiénes podrían ser los candidatos y cabe preguntarse si el Presidente va a optar por representantes de la ciudadanía o como está actuando ahora que es poniendo a la gente de su mismo partido.

Como es un Consejo Transitorio no preocupa mucho porque ni siquiera va a tener tiempo para cumplir con todas las atribuciones que se le está entregando.

Yo no  creo que tengan el tiempo para administrar todas las funciones del Estado porque eso requiere muchísimo tiempo y en un año y medio no se puede hacer.

¿Qué panorama podría presentarse para el Gobierno después de la consulta popular?

El panorama tiene que ser construido porque lo que se resuelve con esta consulta son temas puntuales que no nos garantizan una estabilidad futura.

Nosotros tenemos ahora dos problemas, el más grande es el económico.

Si el Gobierno no define cuál va a ser la ruta económica para que la inversión y la producción se incrementen no vamos a lograr nada.

Dentro de ese programa económico tiene que tomar una decisión seria.

¿La consulta tiene que ver con la deconstrucción de la idea de ‘década ganada’ que se implementó con el gobierno anterior?

El problema de fondo es que un gobierno es nombrado para servir a la ciudadanía y si no cumple esas funciones se está yendo por un lado y el anterior fue un gobierno en el que solo primó la propaganda y no permitió la libre expresión, entonces es necesario que la ciudadanía se pronuncie para cambiar las cosas que se hicieron mal.

Una de afirmaciones del expresidente Correa es que las preguntas sobre reelección indefinida, designación de autoridades de control y ley de plusvalía configuran un intento de golpe de Estado, ¿qué criterio tiene usted al respecto?

Alguien que se convirtió en un dictador no puede hablar de dictadura.

Hay que recordarle que este Consejo de Transición que se nombraría en febrero o marzo tiene un plazo de duración de apenas un año y medio porque una institución no se puede quedar en acefalía, con la reforma a la Constitución sigue vigente el CPCCS  y tiene que constituirse otro.

Además, si nosotros aprobamos la consulta, a futuro todos los miembros del organismo serán electos por vía directa.

No se puede hablar de una dictadura, sino de que exista un mecanismo de control más serio.

¿Se deberían realizar reformas al Código de la Democracia después de la Consulta Popular?

No se debe reformar el Código de la Democracia.

La consulta solo cambia la forma cómo tiene que integrarse en CPCCS, porque se debería entender que ese organismo nace de la ciudadanía que envíe nombres de los integrantes de sus organizaciones barriales, sindicales, colectivas, etc., pero como eso no funcionó, lo lógico es que ese organismo se lo integre por votación directa.

¿Esta consulta popular podría servir para legitimar el gobierno de Lenin Moreno?

Estas elecciones fueron muy reñidas, pero Lenin Moreno, a pesar de esa debilidad en el apoyo ciudadano logró captar el respaldo de la ciudadanía solo con su modo de actuar muy diferente a su antecesor, aunque ideológicamente tenga los mismos proyectos.

Lo que demuestra eso es que la ciudadanía respalda a un gobierno que sea equilibrado, que sea lógico, coherente y no sea conflictivo.

Pero la consulta es solo el inicio de nuevos procesos de gobierno que permitan salir de la crisis económica.

Lo que permiten las consultas es demostrar que si un gobernante va de la mano con el pueblo es más efectivo que tener mayorías en la asamblea.

¿Cuál es su análisis respecto a las siete preguntas que se plantea en la consulta popular?

Hay preguntas que mueven mucho a la ciudadanía  pero que no nos conducen a nada, por ejemplo la de la imprescriptibilidad de los delitos sexuales porque el caso de las violaciones a los niños no se soluciona aumentando penas sino que se debe analizar por qué suceden las cosas y a partir de ello mejorar el sistema.

la/gc

Fuente: andes.info.ec

Click to listen highlighted text!