Barcelona sufre peor caída en semifinales, de local, en 31 años

Este Barcelona, que devolvió a su multitudinaria afición la ilusión y el orgullo que produjeron las memorables jornadas coperas de antaño, gracias a los sensacionales desempeños individuales y colectivos en la Libertadores 2017, cayó anoche ante Gremio de Porto Alegre 0-3.

No fue el equipo que a base de triunfos con fútbol de lujo –sobre Atlético Nacional, en casa, y Estudiantes de La Plata, en Argentina– elevó la autoestima del pueblo amarillo, que soñó con repetir capítulos como los de 1990 y 1998 cuando su club fue finalista.

El Barcelona de ayer estuvo lejos de parecerse al verdugo de brasileños en la tierra de Pelé –al eliminar al Palmeiras y Santos, en octavos y cuartos de final, en ese orden–.

El nivel del Barcelona de hace 24 horas, que enfrentó al Gremio, fue el del conjunto desorientado y de mal juego que compite sin éxito y sin expectativas en el campeonato nacional.

Y así no tenía opciones ante un rival que fue mejor.

Un deslucido equipo canario evidenció, en 90 minutos, todas las deficiencias expuestas en las últimas semanas.

Sucumbió ante el poderío y orden de Gremio y vio mermada su ambición copera ante más de 50.000 hinchas que llenaron el estadio.

Desde el 16 de septiembre de 1986, cuando River Plate venció 0-3 en el Modelo, Barcelona no sufría una caída tan amplia en un juego por la semifinal copera.

Luan –doblete– y Edilson aventajaron a los gaúchos en la ida.

El ímpetu torero en el arranque presagiaba un destino mejor, con un incesante pero errático Washington Vera, quien remató desviado minutos antes de que Ariel Nahuelpán conectara sin precisión un centro del intrépido Beder Caicedo desde la banda izquierda.

Pero la fe de la afición amarilla empezó a disolverse temprano (7 minutos).

Un error del capitán Matías Oyola, al intentar controlar el balón en el borde del área chica –tras un envío retrasado de Cortez–, fue aprovechado por Luan.

El brasileño conectó con éxito el balón en la media luna del área y dejó impávido a Máximo Banguera.

Otra equivocación fue protagonizada esta vez por el golero local, quien dejó un vacío al colocar la barrera en un tiro libre rival.

Edilson soltó un zapatazo y el balón se fue por un costado del muro defensivo y superó a Banguera, inmóvil (20m).

Barcelona apenas intentó inquietar con un tiro libre de Damián Díaz –lleno de lujos innecesarios– y un impreciso tiro de Ely Esterilla.

Guillermo Almada hizo ingresar a Marcos Caicedo y José Ayoví en el complemento con miras a encontrar el gol.

Los movimientos estuvieron a punto de lograr su cometido con un taco de espaldas al arco de Díaz y un remate de Nahuelpán que bloqueó en la línea de gol el portero Marcelo Grohe.

No obstante, no duró mucho la esperanza de remontar. Luan selló la goleada tras un nuevo centro rasante, esta vez de Edilson (51m).

En los minutos finales, Gremio ya se dedicó a controlar el esférico y en más de una ocasión pudo, incluso, ampliar el resultado. (D)

Barcelona 0
Banguera; Velasco, L. Caicedo, Arreaga, B. Caicedo; Minda, Oyola; Esterilla (M. Caicedo, 45m), Díaz, Vera (E. Castillo, 45m); Nahuelpán (E. Castillo, 66m). DT: Guillermo Almada.

Gremio 3
Grohe; Edilson (L. Moura, 59m), Kanneman, Geromel, Cortez; Jairson, Arthur, Ramiro, Luan, Fernandinho; Barrios (Cícero, 80m). DT: Renato Gaúcho.

Árbitro: Néstor Pitana (ARG). Amonestó a B. Caicedo (62m), de Barcelona; Barrios (41m), de Gremio de Porto Alegre.

Incidencias: Partido disputado en el estadio Monumental, ante más de 50.000 espectadores, por la semifinal de ida de la Copa Libertadores 2017.

3
partidos invicto
Barcelona no había perdido en semifinales en el Monumental, ni había recibido goles, hasta ayer. Ahí cayeron River (1-0, 1990), Sao Paulo (2-0, 1992) y Cerro Porteño (1-0, 1998).

Barcelona sufre  peor caída en semifinales, de local, en 31 años

Fuente: eluniverso.com

Abrir chat