CHAMPIONS LEAGUE: Atlético de Madrid vuelve a semifinales y elimina al campeón Barcelona

En otra noche para la historia rojiblanca con un ambiente espectacular en el Estadio Vicente Calderón, el Club Atlético de Madrid apeó al FC Barcelona de la competición gracias a dos goles de Antoine Griezmann.

Arrancó el Barça con el once por todos anunciado y el Atlético introdujo una única variante con respecto a la alineación del partido de ida. La baja obligada de Fernando Torres por sanción permitió al argentino Augusto Fernández jugar de inicio en un 4-4-2 clásico con Griezmann y Yannick Carrasco como hombres más adelantados.

Los primeros compases fueron rojiblancos. El equipo local salió enchufado y su capitán Gabi fue el primero en probar suerte con un remate que se marchó por encima del marco de Marc-André ter Stegen. Tras el arreón inicial del Atlético el Barça se asentó y lo hizo convervando el balón. El conjunto azulgrana lo movía de un lado a otro sin prisa esperando la ocasión de soltar algún zarpazo que encarrilase la eliminatoria.

Pero Carrasco, muy activo en los primeros minutos, seguía creando problemas a la zaga visitante con su velocidad y de sus botas partieron las jugadas más peligrosas de los primeros 20 minutos. Pese a ello la posesión era culé casi en un 80% y el Barça sufría mucho menos de lo que lo hizo en la primera parte del partido de ida.

Sin embargo, los de Luis Enrique tampoco amenazaban la portería de Jan Oblak, centrados más en no cometer errores que en adelantarse en el marcador. Solo una falta desviada de Lionel Messi superada la media hora metió el susto en el cuerpo a la afición colchonera, que se desquitó en el minuto 36 celebrando el primer tanto del choque. Saúl Ñíguez puso un gran centro con el exterior en la cabeza de Griezmann y el francés no falló sumando su primer gol como rojiblanco al Barcelona.

Este tanto metía al Atlético en semifinales y obligaba al Barça a reaccionar. El equipo catalán adelantó un poco sus líneas y empezó a mover el balón más rápido, pero una contra bien llevada por Carrasco al borde del descanso casi le cuesta el segundo gol en contra.

En la reanudación el Barça salió más intenso, con la intención de hacer más daño en sus posesiones, y el Atlético algo más concentrado en mantener la solidez defensiva, sin duda una de sus especialidades. Y poco a poco el equipo local fue cogiendo confianza al ver al Barcelona incapaz. Saúl, brillante en su concurso hasta el momento, puso el grito en la grada con un cabezazo al larguero en el minuto 53 de juego tras un saque de esquina mal despejado por los visitantes.

Mientras tanto Luis Suárez ponía la poca chispa de la que estaba haciendo gala el equipo azulgrana en sus operaciones ofensivas. El uruguayo se batía el cobre con los centrales de forma incansable y con poca recompensa, pero gracias a sus jugadas el Atlético se replegaba cada vez más sobre su área haciendo más complicadas las contras.

Superada la hora de choque Luis Enrique dio entrada a Sergi Roberto y Arda Turan, de vuelta al Calderón, por Dani Alves e Ivan Rakitić. Con las dos incorporaciones ganó algo de dinamismo, sobre todo por banda derecha, pero éste no se tradujo en ocasiones claras más allá de varias jugadas algo confusas con múltiples rebotes en el área rojiblanca.

Con el partido entrando en el último cuarto de hora, Simeone empezó a oxigenar su equipo con la entrada de Thomas Partey. Los minutos fueron pasando y las prisas llegaron para un Barcelona que se volcó en busca de un tanto que nunca llegó. Sí lo hizo el segundo del Atlético gracias a un lanzamiento de penalti transformado por Griezmann tras mano de Andrés Iniesta. Fue el broche a una noche inolvidable para el Atlético, que se coloca una vez más entre los cuatro mejores del continente.

 

FUENTE: es.uefa.com

Abrir chat