El régimen chino profundiza lazos con universidades del Reino Unido

Decenas de universidades británicas han colaborado con instituciones vinculadas a actividades malignas del

 régimen chino, como el genocidio uigur, el desarrollo de armas nucleares, el espionaje

 la investigación en defensa o la piratería informática.

Así lo reveló este lunes una investigación del influyentes diario The Times, que revisó los acuerdos de decenas

de instituciones académicas del Reino Unido con organismos chinos.

Los hallazgos alimentaron la preocupación de que los programas académicos británicos puedan utilizarse

con fines de espionaje o para cometer abusos contra los derechos humanos.

 

En los últimos cinco años 42 universidades británicas tuvieron acuerdos de cooperación con instituciones chinas

que se consideran motivo de preocupación, según el 

Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), un think tank de defensa citado por The Times.

 

En 22 casos, las universidades británicas se asociaron con instituciones consideradas de “muy alto riesgo

debido a sus profundos vínculos con el Estado chino y su ejército.

Según ASPI, muchas de las universidades chinas de “muy alto riesgo” tienen credenciales de seguridad en China

a un nivel top secret. 

Esto significa que pueden participar en investigaciones y proyectos clasificados.

Muchas figuran también en la lista de prohibición de exportaciones de Estados Unidos o están sujetas a la prohibición

de intercambios de estudiantes con universidades estadounidenses.

Muchos de los acuerdos con instituciones chinas fueron sellados durante el gobierno del conservador David Cameron

(2010-2016), en la que se considera una “época dorada” de las relaciones entre Reino Unido y China.

 

Entre las universidades involucradas se encuentran la Universidad de Cambridge, una de las principales

instituciones británicas, que firmó acuerdos con Tsinghua, el alma mater del presidente chino Xi Jinping.

Esta universidad china, a menudo calificada como el equivalente chino del MIT estadounidense, fue acusada de

desarrollar tecnología de reconocimiento de voz vinculada a abusos de los derechos humanos en la región uigur de

Xinjiang y estuvo vinculada a ciberataques y altos niveles de investigación en defensa para Beijing.

Las universidades de Strathclyde, Bath, Sheffield y East Anglia también tienen acuerdos de investigación con Tsinghua. (I)

 

Fuente: evafm.net – infobae.com

Abrir chat