Welcome to EVAFM | El pecado de escuchar   Click to listen highlighted text! Welcome to EVAFM | El pecado de escuchar

En pie de guerra por el ‘trago amargo’ de la caña

La reducción del precio de la caña de azúcar a los agricultores está por desatar una guerra sin cuartel en un sector con antecedentes nefastos, como la masacre del ingenio Aztra (18 octubre de 1977).

Como nunca en la cañicultura moderna, el pago por su producción había bajado.

Siempre estuvo indexado al precio del azúcar en el mercado doméstico.

Se pagaba por tonelada de caña el 75 % de lo que costaba el saco de azúcar.

Hoy el indexado no va más.

El 29 de julio pasado el ministro de Agricultura, Xavier Lazo, firmó un decreto que cambia la tendencia, bajó a 31,7 dólares el pago que hacen los ingenios a los productores por la tonelada de caña (50 centavos menos que el anterior), lo que moviliza a situaciones insospechadas.

Y aunque el Ministerio de Agricultura (MAG) no es competente para imponer descuentos, el mismo acuerdo da el visto bueno a los ingenios para descontar entre el 2 y 4 % por concepto de impurezas y también a que el 80 % de la caña cortada pueda pagarse en un plazo a convenir entre cañicultores e industrias.

“El ministro nos ha traicionado”, señala Bella Vargas, presidenta de la Unión de Cañicultores.

“Nunca en el comité consultivo acordamos eso.

Nos está llevando a la tumba”.

Orlando Zambrano, delegado de los gremios en el Comité Consultivo, resalta que los considerandos del acuerdo ministerial 131 se contradicen con lo acordado.

“Es inconstitucional”.

Byron Flores, viceministro de Desarrollo Agropecuario del MAG, dice a DiarioEXPRESO que se ha hecho un análisis de costos pormenorizado en el ministerio: “Calculado con la productividad promedio de una hectárea nos da 30,33 dólares la tonelada, se bajó 50 centavos porque este es un proceso que se va a manejar paulatinamente, ya que los agricultores deben ir mejorando productividad”.

Sobre los descuentos por basura y los plazos de pagos, reconoce que el MAG no es competente para regularlos.

Pero “en el consejo consultivo llegaron a un acuerdo los ingenios de asumir un 50 % de este descuento por impurezas.

No tenemos competencia para regularlo, se lo puso allí como una recomendación.

Los ingenios decidieron aportar con eso”.

Los argumentos de los agricultores difieren de ello.

El plazo del 80 % de la caña “a convenir con los ingenios nos deja desprotegidos, en estado de indefensión.

Antes la autoridad agrícola regulaba y decía ‘paguen en 30 días’ y eso ahora lo acaban de anular”.

En 2018 los pagos se extendieron y llegaron casi al año. “¿Qué empresa puede esperar un año? ¿Qué producto agrícola se paga en 12 meses? ¿Por qué tanta inequidad, si tú cuando compras azúcar a los ingenios debes depositar el dinero antes? ¿Qué, a nosotros nos van a pagar cuando quieran?”, dice Zambrano.

“El descuento del 4 % significa entre $ 1,20 y $ 1,50 por tonelada, más un pago al año.

Y han comenzando a bajar un grado por la sacarosa, lo que significa 3 dólares.

En realidad pagarán de 22 a 23 dólares por tonelada”, agrega José Vásquez, presidente de la Asociación de Productores de Milagro.

Rosaura Arteaga, miembro de la Asociación, ha pensado en tumbar la caña que ha cultivado por 25 años, pero si quiere sembrar camarón necesitará de 30.000 a 35.000 dólares por hectárea. “Es un recurso desesperado, porque el camarón tampoco garantiza nada”.

“El modelo sostenible (la suma de lo económico, social y ambiental) en estas condiciones no existe”, asegura Alejandro Gallardo, quien augura mayor migración a la ciudad, aumento más agresivo de la pobreza y daños irreversibles a la naturaleza por las condiciones en las que deberán trabajar los agricultores sus fincas.

En la cosecha 2018-2019 los cañicultores se endeudaron (ya sea con la banca o con el chulco) para poder sostenerse todo el año. Algunos utilizaron los recursos de sus otros negocios. Otros comenzaron a realizar trabajos en conjunto para disminuir costos.

El choque

Acuerdo 2017

Artículo 1. Mantener el precio mínimo de sustentación de la tonelada de caña para la zafra 2018-2019 en $ 32,20 con 13 grados pol.

Artículo 2. Determinar que el valor a pagarse como premio por calidad por cada grado superior a los 13 grados pol será del 3,30 % sobre el precio de sustentación.

Artículo 3. Los ingenios pagarán a los cañicultores en un plazo máximo de 30 días.

Los pagos posteriores serán con interés.

Acuerdo 2019

Artículo 1. Establecer el precio mínimo de sustentación de la tonelada de caña para la zafra 2019-2020 en $ 31,7 con 13 grados pol.

Artículo 2. Por concepto de impurezas los ingenios descontarán en el caso de cosecha manual máximo el 2 % y para cosecha mecanizada el 4 %.

Los cañicultores cubrirán el 50 %.

Artículo 3. Los ingenios pagarán el 20 % del valor total en un plazo de 15 días.

El 80 %, a convenir entre las partes. (I)

Fuente: expreso.ec

Click to listen highlighted text!