Los casos de COVID-19 aumentaron en Quito

El comercio informal cunde en Solanda, un barrio popular del sur de Quito.

Durante la cuarentena desapareció, pero desde inicios de mayo las ventas resurgieron.

y ahora todo es casi como antes. Las veredas están llenas de comerciantes y clientes, tantos que es difícil transitar por ahí sobre todo en las noches.

En junio pasado, los moradores diagnosticados con COVID-19 aumentaron más del triple en ese vecindario.

Hasta el 3 de aquel mes, cuando la ciudad pasó a semáforo amarillo, 64 habitantes de esa parroquia habían sido diagnosticados con esa enfermedad.

Ese era el saldo de dos meses y medio de pandemia.

El lunes 29 de junio, tras una reunión entre altas autoridades del Gobierno y el alcalde Jorge Yunda, se definió que el foco de contagio está en cuatro zonas:

Centro Histórico, Panecillo, Chilibulo y La Ecuatoriana.

Fue el presidente Lenín Moreno quien anunció, en cadena nacional, que se harán más controles a la circulación en esos sectores.

El viernes 3 del mes en curso, tras un mes de semáforo amarillo, la cifra llegó a 207, según el reporte del Comité de Operaciones de Emergencia (COE).

Marlon Villamarín, un morador de Solanda, lamentó que sus vecinos ya no tomen precauciones.

“Ayer salí y vi a unos jóvenes tomando bielas en el parque, aunque los policías estaban por ahí mismo vigilando”, se quejó.

Lo mismo pasó en Puengasí, otra parroquia popular del sur de la capital, donde los casos confirmados pasaron de 45 a 146 en el último mes, más del tripe.

Las cifras oficiales muestran que en 16 parroquias los pacientes diagnosticados se duplicaron o superaron el doble el mes anterior. (Ver tabla). (I)

Fuente: evafm.net

Abrir chat