Nicaragua confirma 15 muertos y 199 heridos en protestas esta semana

Quito, 31 may (Andes). – La ministra de Salud de Nicaragua, Sonia Castro, confirmó este jueves que 15 personas murieron y que otras 199 resultaron heridas entre el miércoles y la madrugada de este jueves, en el marco de las protestas registradas en diferentes puntos del país contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

En diferentes centros de salud públicos y privados «se dio atención a 199 personas que resultaron lesionadas y también tenemos los 15 fallecidos», señaló la ministra en una conferencia de prensa, junto a otros altos funcionarios públicos.

Esta es la segunda vez desde que estalló la crisis, el pasado 18 de abril, que el Gobierno de Ortega confirma una cifra de fallecidos en el marco de las protestas, en las que según organismo humanitarios los muertos rondan ya el centenar.

La primera vez lo hizo la vicepresidenta del país, Rosario Murillo, cuando en una comparecencia el 20 de abril pasado habló de 10 muertos.

El subdirector de la Policía Nacional, Francisco Díaz, leyó este jueves en la rueda de prensa un informe que precisó que de los 15 muertes registradas en las últimas horas, siete en Managua, tres en Chinandega, cuatro en Estelí y uno en Masaya.

Este jueves, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) difundió un informe preliminar en el que cifró en al menos 11 los muertos y 79 los heridos durante los incidentes del miércoles y hoy, y enérgicamente los actos de violencia y represión «mandados a ejecutar» por el Gobierno.

Gobierno de Nicaragua reitera compromiso con el diálogo de paz

El Gobierno de Nicaragua ratificó su compromiso con el diálogo como medio para alcanzar la paz en la nación, asediada desde mediados de abril por una oleada de violencia opositora.

«El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ratifica a nuestro Pueblo y a la Comunidad Internacional, que repudia y lucha junto a las Familias, para enfrentar con la Razón y las Leyes, esta ola criminal y delictiva que azota a Nicaragua», dice un comunicado emitido este jueves.

La denominada por sectores de oposición y medios de comunicación privados nicaragüenses como «protesta ciudadana», se ha caracterizado por la participación de grupos violentos dedicados a la quema de instituciones educativas, estatales, saqueos y ataques a las fuerzas del orden público.

Al respecto, el Gobierno rechaza «todas las acusaciones de esos grupos con provocación demencial y sin precedentes».

Añade que los grupos violentos luego se confabulan para denunciar «ataques inexistentes, luego atacan y producen víctimas para culpabilizar a las Instituciones del Orden Público».

La vicepresidente Rosario Murillo destacó que a través de un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes están investigando todos los hechos de violencia ocurridos en el país.

Asimismo, el presidente Ortega señaló durante un discurso en Homenaje a las Madres que pone todo su empeño y esfuerzo en recuperar la estabilidad del país,  y dar fin a las protestas violentas de las últimas semanas.


El pasado 16 de mayo se instaló una mesa de diálogo nacional, cuyas sesiones están suspendidas desde la semana pasada, con la participación de una alianza de la sociedad civil, que aglutina a estudiantes, empresarios, sector agrario, academia y el Gobierno, que con la mediación de la Iglesia pretenden conseguir una salida a la crisis.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) advirtió este jueves que el diálogo no se reanudará mientras haya represión.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 76 muertos desde el 18 de abril, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), 83 según Amnistía Internacional (AI) y 85 de acuerdo con la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz nicaragüense.

EFE/TeleSur/vv/yp.

Fuente: andes.info.ec

 

Abrir chat