Welcome to EVAFM | El pecado de escuchar   Click to listen highlighted text! Welcome to EVAFM | El pecado de escuchar

Ojo vago, descúbrelo pronto

El ojo vago es una de las patologías visuales más comunes y consiste en la mala visión en un ojo (al no desarrollar una visión normal en la primera infancia).

De acuerdo con la Academia Americana de Oftalmología, dos o tres de cada 100 personas lo padecen.

El diagnóstico tardío es una de las principales razones, ya que no hay síntomas perceptibles a primera vista.

Según Ana María Brutto, especialista de la clínica oftalmológica Andes Visión, generalmente los niños no tienen conciencia si un ojo le funciona mejor que el otro. Por ello, “es de vital importancia realizar un primer chequeo a los 6 meses de edad y mantener visitas periódicas al oftalmólogo, al menos una vez al año”, recomienda. Pero ¿qué pasa si no se detecta a tiempo?

Los pacientes tienen más del doble de probabilidad de perder visión en su ojo sano debido al esfuerzo que realiza. Además, tiene mayores riesgos de problemas visuales en caso de que su ojo sano sufra alguna lesión. Son síntomas de esta anomalía la mala visión en un ojo o visión deficiente en general. Es importante que los padres estén atentos a estas manifestaciones y que consulten a los maestros de escuelas el comportamiento visual de sus hijos.

Una señal puede ser que se acerca mucho al televisor o al libro cuando lee.

La acción de entrecerrar los ojos, parpadeo excesivo o cerrar un ojo para ver, son signos de alarma de que algo pasa en la visión del niño. Otra señal es un ojo desviado hacia afuera o hacia adentro, lo que debe llevar a la consulta con el oftalmólogo de manera inmediata, y los dolores de cabeza sobre todo cuando lee.

El tratamiento puede ser el uso de lunas con medida u optar, de ser necesario, por parchar el ojo con mejor visión para estimular y lograr que trabaje más el otro ojo. (F)

Fuente: eluniverso.cm

Click to listen highlighted text!