Brasil necesita vacunas: China se beneficia

El gobierno de Donald Trump había estado advirtiendo a sus aliados de todo el mundo que rechazaran a Huawei

el gigante chino de las telecomunicaciones, y denunciaba a la empresa como una peligrosa extensión del sistema de vigilancia de China.

 

Brasil, listo para construir una ambiciosa red inalámbrica 5G por valor de miles de millones de dólares, se puso abiertamente del lado del presidente Trump:

el hijo del presidente brasileño —él mismo un influyente miembro del Congreso— prometió en noviembre crear un sistema seguro “sin espionaje chino”.

Entonces la política de la pandemia lo trastocó todo.

 

Con el aumento de las muertes por COVID-19 a sus niveles más altos hasta ahora, y una nueva y peligrosa variante del virus acechando a Brasil

el ministro de Comunicaciones del país fue a Beijing en febrero, se reunió con los ejecutivos de Huawei en su sede, e hizo una petición muy inusual para una empresa de telecomunicaciones.

Aproveché el viaje para pedir vacunas, que es lo que todo el mundo reclama”, dijo el ministro, Fábio Faria, al relatar su reunión con Huawei.

 

Dos semanas después, el gobierno brasileño anunció las reglas para su subasta de 5G, una de las mayores del mundo.

Huawei empresa a la que el gobierno parecía haber vetado apenas unos meses antes podrá participar.

 

La capacidad de Beijing para producir vacunas en masa y enviarlas a los países en desarrollo —mientras que los países ricos, incluido Estados Unidos

acumulan muchos millones de dosis para sí mismos— ha ofrecido una apertura diplomática y de relaciones públicas que China ha aprovechado rápidamente. (I)

 

Fuente: evafm.net

Abrir chat