En el gobierno tienen que sintonizar más con el presidente

La reconfiguración del escenario político, tras las elecciones del 24 de marzo, dejaron a Democracia Sí entre los movimientos con más alcaldíasprefecturas, concejalías y juntas parroquiales. La organización, cercana al presidente Lenín Moreno, fue inscrita hace diez meses y ya cosecha al menos 31 alcaldías.

Su presidente, Gustavo Larrea, evaluó los resultados y conversó con EXPRESO sobre las nuevas tareas que tiene la ideología política en el Ecuador.

– ¿Qué números le deja la última elección seccional a Democracia Sí?

– Hemos participado en alianzas directas como movimiento. Están en Imbabura, El Oro, Santo Domingo y Pastaza. Eso en prefecturas.

En alcaldías nosotros tenemos confirmadas 31 alcaldías. A veces suben y a veces bajan porque todavía hay juntas que abrir.

Hay cinco alcaldías en disputa. Concejalías llevamos poco más de cien y también hay escaños en disputa.

Nosotros somos una organización que tiene diez meses porque fuimos reconocidos en mayo.

– Pero tienen una trayectoria de mucho más tiempo.

– Tenemos un trabajo por años. El régimen de Rafael Correa no permitió nuestra inscripción pese a cumplir con todos los requisitos.

Lo ordenó en una sabatina y así actuó el Consejo Nacional Electoral de la época.

– También tuvieron un rol importante en el respaldo a la consulta popular de Lenín Moreno.

– Hicimos una actividad fuerte. En los hechos lideramos el ‘sí’. Creíamos firmemente en que eran oportunas las reformas constitucionales planteadas.

– Los resultados de las elecciones responden a las numerosas alianzas de Democracia Sí.

Hay uniones entre derecha e izquierda.

¿Es obsoleto hablar de ese tipo de ideologías en 2019?

– La visión sectaria clásica es no entender lo que está pasando en la humanidad. Visiones dogmáticas van perdiendo fuerza.

Sin embargo, hay fuerzas que peleamos por la inclusión social, que todavía no está superada en el Ecuadoraunque, teóricamente, esa es una batalla que la izquierda ya ganó porque no hay nadie hablando, al menos públicamente, de racismo y discriminación.

Ese es un tema importante porque nuestra sociedad ha ido cambiando, pero todavía no termina de cambiar.

Nosotros peleamos por la democracia, los derechos humanos y las libertades y en ese sentido podemos tener coincidencias con sectores variados.

Es más, en el momento actual, con el gobierno de Lenín Moreno, creemos que es necesario un acuerdo básico.

– En 2016 usted hablaba de respaldar a Lenín Moreno, pero no dentro del movimiento de Rafael Correa.

Tras dos años, ¿Democracia Sí sabía que Moreno iba a separarse radicalmente del expresidente?

– Lo que dijimos fue que nos parecía interesante apoyar la candidatura de Lenín Moreno en una amplia alianza de fuerzas progresistas.

– Y él escogió al movimiento Alianza PAIS.

Ahora, sin embargo, sí terminó siendo el candidato que ustedes esperaban.

– Nosotros en primera vuelta apoyamos la candidatura de Paco Moncayo y en segunda vuelta a Lenín Moreno, y vemos que él permitió poner un freno al autoritarismo e inició una lucha contra la corrupción y la impunidad. Eso seguimos apoyando.

– ¿Usted sabía que el presidente Moreno iba a dar ese giro?

– No. Él lo dijo públicamente. Dijo que era importante consolidar la democracia y respetar los derechos humanos.

Lo que pasa es que nosotros sí le creímos.

– ¿Esa cercanía con el presidente Moreno le permite ser parte, de alguna forma, del gobierno?

– No soy parte del gobierno. Sí he apoyado algunas de sus iniciativas…

– Otras no…

– Coincido en lo fundamental. Más que con él, no coincido con algún error que comete algún funcionario público, y lo digo públicamente.

– ¿Los anuncios de Santiago Cuesta no van en su línea?

– Sin referirme específicamente a nadie, creo que es necesario que el gobierno se sintonice con el presidente Moreno.

Que sea más sensato, que tenga prudencia. Ese es el estilo del presidente y ese es el estilo que el país necesita.

– Como amigo del presidente, ¿no le ha dicho esto?

– Tengo una relación de amistad y conversamos eventualmente.

Cuando hablamos tratamos temas de política y le puedo manifestar una opinión, pero no más allá.

No soy parte del gobierno.

– Alianza PAIS quedó golpeado después del 24 de marzo.

¿Ustedes recibirían al presidente en las filas de Democracia Sí?

– Creo que el presidente fue claro al decir que es el mandatario de todos los ecuatorianos y no solo de un partido.

Hay fuerzas que apoyamos su gestión, pero va más allá de una afiliación a una organización.

– Pero no podemos negar que Moreno quedó debilitado luego de los resultados electorales.

– Creo que hay una lectura equivocada de los resultados. Se dice que la elección favoreció a la derecha, pero no es así.

La tendencia progresista de centro-izquierda fue la favorecida.

Evidentemente tiene más prefecturas y alcaldías que la derecha y la base del gobierno de Moreno es de centro-izquierda.

Otra lectura es que el correísmo es triunfante y eso también es falso porque sus votos cayeron comparados con el ‘no’ a la consulta popular de hace un año.

– ¿Esa visión es el resultado del agotamiento del modelo del gobierno anterior?

– Yo creo que sí.

– ¿Ese agotamiento produjo que movimientos nuevos como el suyo y Juntos Podemos tengan mejores resultados?

– El sistema político vive un proceso de agotamiento que tiene más de una década. Esa crisis de la partidocracia va más atrás de Rafael Correa.

Recordemos que Lucio Gutiérrez ganó sin ser parte del modelo de partidos.

Es un problema de atrás y hace falta crear fuerzas políticas democráticas, no caudillistas, de mediano y largo plazo, que tengan un pensamiento coherente.

Con una visión de país seria y sensata.

Por eso las fuerzas emergentes logran resultados importantes.

– ¿Cuál es el escenario tras estos resultados? ¿Se piensa en candidaturas a la presidencia de la república? ¿Usted es un nombre?

– Nosotros no hemos discutido el tema. Nos parece que no es el momento porque sería apresurarse.

Tendremos definiciones a comienzos del próximo año y no antes.

No vamos a tener prisa. Allá los que tengan prisa por ser presidente, nosotros no. Haremos diálogos para buscar un acuerdo que nos permita tener una candidatura viable en 2021.

– ¿Ese candidato no tendría que salir de Democracia Sí?

– No necesariamente. Es temprano y no queremos quemar nombres. Claro que hay nombres de hombres y mujeres, pero la experiencia nos enseñó a no apresurarnos. (I)

Fuente: expreso.ec

 

Abrir chat