Narváez: “Vamos a replicar el modelo de Guayaquil en Durán”

Dalton Narváez, quien asumirá la alcaldía de Durán en 16 días, tiene grandes retos que cumplir en uno de los cinco cantones más poblados del país, con gravísimos problemas en servicios básicos (agua potable y alcantarillado), a pesar de estar frente al lugar donde confluyen los ríos Babahoyo y Daule para formar el caudaloso Guayas. Los duraneños prácticamente mueren de sed junto a la fuente.

– Durán pasa de corte en corte de agua. Durante su campaña usted aseguró que dotaría del servicio a Durán a través de una serie de obras, que incluirían hasta la construcción de una planta de tratamiento. ¿Por cuál empezará?

– Por la emergencia deberé tomar decisiones a corto y a largo plazo. Inmediatamente solicitaré a los directivos de Interagua, con quienes ya me he reunido, que me vendan una cantidad mucho más grande de agua de la que nos proporcionan desde hace décadas.

Si tenemos que negociar el costo del metro cúbico, lo haremos, pero la idea es que la dotación sea mayor.

Asimismo, construiremos una nueva toma de agua para que los tanqueros se abastezcan y la vendan al precio oficial y no a tres o cuatro dólares como lo están haciendo.

A mediano plazo pondremos a funcionar el acueducto antiguo, hasta que se confirme qué está pasando con el nuevo, que no funciona y es un fracaso.

– Usted habla de un retroceso. Sin embargo, en su gestión los habitantes también experimentaron el problema de la falta de agua. De hecho, la alcaldesa Alexandra Arce en más de una ocasión lo ha responsabilizado a usted de no poder solucionar la escasez. ¿Por qué no ejecutó la obra en su gestión?

– En mi gestión hubo agua de forma programada, pasando un día la recibían.

Trabajé en la planificación del agua potable, que era lo más importante, lo que me llevó a construir desde reservorios en ciertas ciudadelas y cooperativas, como El Recreo y San Enrique, hasta sustituir y ampliar redes en varios sectores.

También dejé listos los estudios para el nuevo acueducto y la construcción de los cuatro nuevos pozos en El Chobo, en Milagro, de donde Durán se abastece.

Lamentablemente nada fue ejecutado. Por lo tanto, el fracaso es de la actual administración, pésima y perversa y que no ha sido sancionada.

Durante la mía, en 2013 yo firmé hasta un convenio de prestación de recursos, pero nunca me dieron un centavo, me quitaron el crédito y aun así di agua.

– ¿Qué lo hace pensar que ahora el asunto será resuelto?

– Lo digo porque sé dónde cometieron los errores en la construcción del nuevo acueducto, que básicamente están en la producción, en la conducción y en las redes y el tipo de material que se utilizó. La obra tiene solución. La puedo hacer en mi gestión.

– ¿Y qué hay de la planta propia?

– Está en los planes y la construiré durante mi administración, pero antes tendré que resolver otros problemas respecto al mismo tema.

Hay redes de agua potable y alcantarillado que están en pésimo estado y dan agua de mala calidad, que es lo mismo que nada.

Eso sí, la planta no la construiremos frente a Durán, donde el agua del río Babahoyo es intratable: salobre.

Nos iríamos a la cuenca más alta del río, donde dejé listo ya un reservorio.

– Para levantar la planta o las demás obras y tomando en cuenta que tienen un trabajo en conjunto con Guayaquil, como es la aerovía, ¿han pensado solicitar algún tipo de ayuda específica al Municipio de esa ciudad?

– Sí, en lo que respecta a la medida urgente Por eso es que acudiremos a Interagua.

Desde el año pasado, de hecho, hablé de este tema con el alcalde Jaime Nebot y quedamos en que la tubería por donde nos llega el agua, por debajo del puente, se cambiaría (se ampliaría) para que la dotación sea mayor.

Asimismo hay iniciativas conjuntas con el río. Yo les voy a pedir a todos los cabildos, incluidos los de Samborondón y Daule, que aprovechemos los ríos, tal como lo hacen en otras partes del mundo. Quiero reactivar las lanchas para fortalecer el transporte masivo y el turismo.

A mí me encantaría, por ejemplo, tener un barco como el Morgan de Guayaquil navegando sobre el río Babahoyo.

Sería maravilloso, una nueva cara para Durán. De igual forma me gustaría ver a las embarcaciones llevando y trayendo gente, como hace décadas se lo hizo.

Eso necesitamos recuperar.

– ¿Será posible? Recuerde que el alcalde Jaime Nebot en su momento dijo que el transporte masivo fluvial no era lo más rentable.

– Yo hablé con el alcalde años atrás y la respuesta fue favorable. Me dijo que si necesitaba un lugar donde las lanchas puedan acoderar, me lo cedía.

Ahora con Cynthia Viteri pienso que será igual.

Y es que para Durán el proyecto sí resulta beneficioso. No va a sustituir a la aerovía, pero sí es una opción más para movilizar a los habitantes.

– ¿La aerovía no es suficiente?

– Ayudará, pero siempre hará falta más transporte. Cito como ejemplo lo que ocurre con el nuevo puente que une a Guayaquil con Samborondón.

Se lo utiliza, pero aún hay tráfico. Lo mismo será acá.

Nosotros no podemos levantar otro puente, no hay recursos para eso.

Entonces apuntamos al transporte fluvial.

– Tiempo atrás, usted también se refirió a la idea de tener un servicio como el de la metrovía en Durán. ¿Mantiene el ofrecimiento?

– Por supuesto. Con la conformación de la Agencia de Tránsito Municipal de Durán y la empresa pública de transporte del cantón, vamos a crearlo.

Eso va. De hecho, he conversado con Andrés Roche (gerente general de la ATM) para que nos asesore.

Eso es lo que necesitamos, y con urgencia, para mejorar la vialidad interna.

– ¿Qué pasa con la seguridad? Ese es otro tema que preocupa a sus habitantes y que es compartido con Guayaquil.

– Es verdad. Y por eso apuntamos a crear un sistema de seguridad integral, con sede incluida (como el ECU-911), que permitirá a través de cámaras y aplicaciones tecnológicas monitorear al infractor en varios cantones.

La idea se centra en tener en puntos estratégicos cámaras de ojos de águila que permitan, por citar un caso, seguir a un delincuente desde Durán a Guayaquil, o desde Guayaquil a Samborondón o Daule.

– ¿Ha hablado de esta propuesta con los alcaldes electos de los cantones vecinos?

– Con Guayaquil hemos iniciado ya las conversaciones porque incluso hay concejales de esa ciudad que conocen bien ese tema y lo incluyeron en sus propuestas.

Con el resto lo haremos inmediatamente, puesto que todos compartimos el mismo problema. Además, trataré de recuperar algunas zonas, barrios, que lastimosamente durante estos últimos años fueron satanizados…

– ¿Se refiere entre ellos al cerro Las Cabras?

– Así es. Allí nada se hizo y lo que quiero es regenerar el lugar, tal como lo hizo Guayaquil con el barrio Las Peñas. Por eso aquí tendremos también la guía de Guayaquil. Recuperaremos también el centro, el malecón, los parques. No queremos más inseguridad allí.

– ¿Qué harán con los parques?

– Les pondremos cerramientos, como los tiene Guayaquil y los teníamos antes nosotros. Eso nos dio resultado. Además, llenaremos de arte esos espacios.

– ¿Y el orden? Más de una vez los urbanistas han hecho hincapié en la falta de planificación urbana en Durán. ¿Trabajarán en este punto? ¿Con quién?

– Con quienes sea necesario. Vamos a ordenar el cantón, sí, porque reconocemos que lo necesita.

Vamos a construir tres parques acuáticos, complejos deportivos en los sectores donde solo hay tierra y vamos a reforestar el cantón.

Vamos a crear también un centro de convenciones y una concha acústica como la que tiene el parque Samanes.

Incluso vamos a trabajar para que las universidades del Puerto Principal se asienten aquí.

– ¿Públicas? ¿Privadas? ¿Qué avances hay?

– Con el rector de la Universidad de Guayaquil será el primero con el que hablaré, porque ya tengo visto un terreno que estoy seguro que les podría servir. En 2014 un instituto compró ya un lote para levantar su sede. Lastimosamente, las trabas de la actual administración dejaron el proyecto en nada.

Ahora lo reactivaré. Mi objetivo está en que los mejores centros se instalen aquí en Durán.

Antes de culminar la entrevista, Narváez se refiere también a la isla Santay. Dice que, con el fin de reactivar el ecoturismo, pedirá al Gobierno central que le ceda la administración. “Quiero que a través de lanchas, de muchas, los habitantes puedan ir y venir de Guayaquil”, piensa. Y con respecto al puente, cuya ubicación ha generado debate entre varios especialistas al asegurar que no es la adecuada, asegura que apoyará moverlo, de ser necesario. “Este es un tema que mancomunadamente lo sacaremos adelante con Guayaquil”.

– ¿Por qué replicar tanto de Guayaquil?

– Simplemente porque es el modelo que ha funcionado y que vamos a seguir en nuestra administración. Y lo bueno, sin dar tantos rodeos, hay que replicarlo. (I)

Fuente: expreso.ec

Abrir chat