Uma Thurman, la heroína sobreviviente de Hollywood

La chica acomplejada de Boston que se convirtió en una de las actrices más solicitadas de la década de los 90, fue víctima

y testigo de un mundo despiadado, amoral y misógino.

 

Sus interpretaciones de Mia Wallace en “Pulp Fiction” y a Beatrix Kiddo en los dos volúmenes de “Kill Bill” la convirtieron en una de las figuras indiscutibles

y mejores pagas de Hollywood.

Pese a su gran determinación, no le fue fácil ganarse el respeto y se sintió engañada por aquellos en los que confió.

 

Por 15 años guardó un gran secreto. Pero cuando el movimiento #MeToo explotó, ella decidió que era el momento de hablar y lo contó todo.

 

En declaraciones a The New York TimesThurman reveló que fue violada, a los 16 años, por otro actor, casi 20 años mayor que ella.

Se negó a dar la identidad del atacante, pero sí detalló lo que éste le hizo esa noche en Manhattan.

Se conocieron en un club, fueron a la casa del hombre a beber algo y fue en ese momento cuando abusó de ella.

Uma contó que cuando ella trató de escapar, él le dijo que no había nada que pudiera hacer. 

“Traté de decir que no, lloré, hice todo lo que pude. Me dijo que la puerta estaba cerrada.

Nunca corrí, pero probé una y otra vez la perilla. Cuando llegué a casa, recuerdo que me paré frente al espejo

y me miré las manos y estaba tan enojada con ellas por no estar ensangrentadas o magulladas.

Algo así, te sintoniza el dial de una forma u otra.

Te vuelves más obediente o menos obediente, y creo que yo me volví menos obediente “, recordó.

 

Tras su consagración en “Pulp Fiction” bajos a las órdenes de Tarantino, la actriz consiguió su única nominación al Oscar,

 

Harvey Weinstein, quien comenzó a acosarla:

En una primera ocasión la invitó al sauna de su habitación en un hotel en París, situación que la alertó. Weinsten se quitó la bata de baño que llevaba puesta.

Al ver que la reacción de ella no era la que esperaba, nervioso y enojado “salió corriendo”.

En otro encuentro en Londres, la agredió sexualmente. “Me empujó, intentó ponerse sobre mí y exponer sus genitales.

 Hizo todo tipo de cosas desagradables y no se dio por vencido”, detalló.

Thurman dijo que que logró escaparse debajo de él “como una lagartija”.

Al día siguiente Weinstein le envió un ramo de rosas con un mensaje. “Abrí la nota como si fuera un pañal sucio y solo decía:

‘Tienes grandes instintos’“.

Luego, los asistentes de Weinstein comenzaron a llamarla para hablar de trabajo como si nada hubiera pasado.

 

Thurman le advirtió a Weinstein que si alguna vez trataba de abusar de ella nuevamente haría la denuncia pública.

Te lo prometo”, le dijo. En respuesta, él amenazó con destruir su carrera.

 

“Fui su víctima, pero a la vez participé en el encubrimiento. Es una dualidad muy extraña”

se desahogó Uma en la entrevista con The New York Times, se sentía en parte culpable por las mujeres que fueron atacadas después que ella.

Reconoció que habló demasiado tarde y pidió perdón.

 

En 2017, la actriz afirmó estar alegre por cómo el mundo de Harvey Weinstein se había venido abajo

tras las sucesivas acusaciones de acoso sexual gracias al #MeToo.

“Me alegra que sea una lenta agonía, no mereces una bala”, escribió.

Concluyó su mensaje con un anuncio críptico que prometía una revelación mayor:

Cuando esté lista, diré lo que tengo que decir… estén atentos”.

Más de dos meses después, Thurman dio el paso.

 

Distanciamiento con Tarantino:

Lo acusó de “intento de asesinato” por obligarla a conducir un convertible en mal estado para una escena de “Kill Bill” (2003)

una película que simboliza el empoderamiento femenino.

Thurman se negó y Tarantino se puso “furioso” ante la insistencia de ella de que usaran un doble durante el rodaje.

El cineasta le aseguró que el vehículo estaba en perfectas condiciones y que el camino era seguro.

Tarantino quería ver el efecto ondulante de su cabello a gran velocidad y le dio instrucciones para conseguir lo que realmente quería.

“Conduce a 64 kilómetros por hora o tu cabello no se moverá como debe y lo vas a tener que repetir”, le ordenó.

La actriz finalmente accedió, pero el asiento no estaba correctamente atornillado al coche y la carretera, arenosa

y llena de curvas, no era precisamente segura. Era una trampa mortal.

La escena terminó en un grave accidente que puso en riesgo su vida.

El metraje, que Taratino se lo ocultó por mucho tiempo, demuestra que el director estaba equivocado.

Uma perdió el control del vehículo y se estrelló contra un árbol

“El volante estaba en mi estómago y mis piernas estaban atascadas debajo.

Sentía un dolor muy agudo”, recordó. Pensaba que no iba a volver a caminar.

Cuando salí del hospital toda lastimada, estaba muy enfadada.

Tuve una tremenda pelea con Quentin y lo acusé de tratar de matarme.

Se enfadó mucho porque él no sentía que hubiese intentado algo así”, reveló. (E)

Tarantino y el elenco de "Pulp Fiction" en Cannes (Getty Images)

Tarantino y el elenco de “Pulp Fiction” en Cannes (Getty Images)

Uma Thurman y Quentin Tarantino en las grabaciones de "Kill Bill Volume I" en 2003

Uma Thurman y Quentin Tarantino en las grabaciones de “Kill Bill Volume I” en 2003.

Uma Thurman y Harvey Weinstein (WireImage)
Uma Thurman y Harvey Weinstein (WireImage

Fuente: evafm.net

Abrir chat