Welcome to EVAFM | El pecado de escuchar   Click to listen highlighted text! Welcome to EVAFM | El pecado de escuchar

Seis buses eléctricos ruedan, pero faltan estaciones de carga

A poco más de una semana de las elecciones y pese a que está pendiente la instalación de las electrolineras (se prevé levantarlas en un terreno del parque Samanes, al norte de Guayaquil), ayer en la ciudad empezaron a circular 6 de los 20 buses eléctricos que conforman la primera flota de automotores de este tipo en el país.

Al igual que las cinco unidades que funcionan a diésel, los nuevos vehículos adquiridos por la empresa de transporte Saucinc (línea 89), que reemplazan precisamente a los carros que cumplieron su vida útil, se estacionan en Sauces 4. También deberán efectuar ocho vueltas diarias de 8 kilómetros, totalizando 224 kilómetros.

La mañana de ayer se realizó la exhibición de los carros en el Centro de Convenciones y a las 15:15 se inició oficialmente el recorrido por la ruta establecida.

Minutos antes de la primera salida, un entusiasmado Paúl Murillo se asomaba cada dos minutos por la ventana de una vivienda situada a unos cinco metros de la estación de esa línea urbana. El estudiante de Agronomía no quería perderse la oportunidad de viajar hacia el centro en un bus moderno y diferente al habitual.

Cuando el conductor activó el software del automotor, con Registro Único de la Autoridad de Tránsito (RUAT) 1792, Murillo se embarcó y escogió uno de los asientos de la parte trasera.

“Es tan confortable que no quiero bajarme. Ojalá los malcriados no los rayen”, le confesó a otro pasajero que se embarcó una cuadra más adelante. “Con el calor de la ciudad es ideal el aire acondicionado en el transporte”, continuó.

“Hay que pagar cinco centavos más que en el resto de buses urbanos, pero vale la pena”, opinó para EXPRESO la comerciante Karen Gutiérrez.

La tarifa por el servicio es de 35 centavos, lo que no ocasionó inconvenientes entre los pasajeros y el conductor, tal como lo habían comentado varias veces los usuarios a este Diario, al especificar que estaban dispuestos a pagar más a cambio de mayor comodidad.

“Para nosotros es mejor conducir estos nuevos vehículos. Por ejemplo, ya no tengo que hacer fuerza con la pierna izquierda para acelerar, porque es automático”, destacó Jorge Silva, uno de los conductores.

El gerente de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), Andrés Roche, calculó que en tres meses estarán instaladas las electrolineras en el predio de Samanes, cuya construcción aún no tiene ni el llamado a licitación.

Por lo pronto, los automotores eléctricos se estacionarán durante la noche en un espacio de la terminal Río Daule de la metrovía, donde se instalaron seis cargadores portátiles.

La batería interna de cada automotor se carga en tres horas y le permite una autonomía de 300 kilómetros, 76 más de lo que requiere una jornada diaria.

“Con los cargadores eventuales no habrá inconveniente en la operación”, aseguró el presidente de la Saucinc, José Silva.

Los automotores fueron adquiridos a la marca china BYD, que confirmó su participación en la licitación para la construcción de las electrolineras, conformadas por 20 dispositivos (18 de 40 KV y 2 de 80 KV).

“Lo importante es que estamos apostando a buses ecológicos, eléctricos, inclusivos y cómodos”, remarcó Roche.

Según la firma BYD, con la flota se dejarán de generar alrededor de 1’900.000 kilos de emisiones contaminantes al año.

A la presentación de las modernas unidades asistió el alcalde Jaime Nebot, quien anunció incentivos económicos para la transportación masiva eléctrica. Añadió que los taxis eléctricos tendrán prioridad en las ocho bermas que se construyen en el centro de Guayaquil.

Los conductores recibieron una capacitación de 52 horas, que comprendió la operación de los modernos automotores y atención al cliente.

Byron Vera es uno de los choferes capacitados. También fue el encargado de conducir el automotor durante las pruebas que culminaron el año pasado.

“Es fácil conducir el bus, además cuenta con el espacio para adaptarse a la cabina del vehículo”, expresó Vera.

Ellos opinan

Luis Rosado, usuario.

Las condiciones climáticas que registra la ciudad deben obligar a los transportistas a invertir en otro tipo de vehículo. Creo que el bus eléctrico es una de las opciones más cercanas.

Julio Zambrano, conductor

La cabina del automotor es uno de los puntos más destacados porque conducimos sin fatiga. Por ser automático, es más fácil operarlo. La clave está en la propulsión.

Freddy Francis, educador

Con el calor de Guayaquil, un bus con aire acondicionado es lo que por años hemos venido pidiendo. Que el pasaje cueste más, en lo personal no me afecta, siempre que el servicio se mantenga.

Martha Salcan, jubilada

Lo mejor es el aire acondicionado. Y ahora hay capacidad para muchas más personas, a diferencia de los buses pequeños, que se llenaban rápido y en los que íbamos hacinados e incómodos. (I)

Seis buses eléctricos ruedan, pero faltan estaciones de carga
Servicio. Cuatro de los 20 buses cuentan con elevadores automáticos, para facilitar la subida y bajada de las personas con discapacidad.
Fuente: expreso.ec
Click to listen highlighted text!